image2021-03-1018-41-45

Elecnor Deimos implanta el sistema portugués de vigilancia y seguimiento espacial

Elecnor Deimos implanta el sistema portugués de vigilancia y seguimiento espacial

Podrá detectar, catalogar y predecir los movimientos de los objetos espaciales que orbitan la Tierra. La infraestructura ya está operativa y en servicio, y la inauguración oficial del Centro de Operaciones tendrá lugar hoy viernes 14 de mayo.

Madrid, 14 may 2021

Elecnor Deimos, la división tecnológica del grupo Elecnor es responsable de la construcción e instalación del Sistema Portugués de Vigilancia y Seguimiento Espacial (SST-PT, en su abreviatura inglesa), en las Islas Azores y Madeira. El sistema, compuesto por un centro de vigilancia en Madeira y un centro de operaciones en la isla de Terceira, proporcionará varios servicios de vigilancia y seguridad espacial. El contrato del Ministerio de Defensa portugués para el suministro de todo el sistema SST-PT se adjudicó a principios de 2020 a Deimos Engenharia -la filial portuguesa de Elecnor Deimos- tras un concurso público internacional.

El continuo incremento de objetos que orbitan la Tierra –entre los que destacan satélites, naves y basura espacial– hace que el peligro de colisión y reentrada incontrolada a través de la atmósfera sea cada vez mayor. Ello ha generado una gran inquietud en todas las agencias espaciales, así como en Naciones Unidas, que, desde hace años, estudian cómo desarrollar sistemas de vigilancia y seguimiento de objetos que sean cada vez más eficaces para detectar y minimizar su impacto en la Tierra.

SST-PT

El Sistema de Vigilancia y Seguimiento Espacial portugués es una infraestructura compuesta por 2 telescopios ópticos -uno para la vigilancia y otro para el seguimiento de objetos espaciales- en Pico do Areeiro, Madeira (el SOO - Sistema de Observación Óptica) y un Centro de Operaciones en Terceira, Azores (el NOC - Centro Nacional de Operaciones).

El SST-PT proporcionará al Ministerio de Defensa una capacidad autónoma para evaluar el riesgo de colisión en órbita y de reentrada de objetos espaciales y desechos en la atmósfera terrestre, además de la detección y caracterización de la fragmentación en órbita. La infraestructura, que ya está operativa y en servicio,  será capaz de vigilar y rastrear miles de objetos alrededor de la Tierra cada noche; estas prestaciones ya se pusieron de manifiesto el pasado fin de semana con el seguimiento del cohete chino Long March 5B antes de su reentrada en la atmósfera.