La española Elecnor Deimos colabora con Swiss Space Systems en el lanzamiento de satélites a un coste reducido
La nueva compañía suiza, Swiss Space Systems (S3), hará más accesible el espacio mediante la construcción de una lanzadera suborbital para pequeños satélites que tiene unos costes de lanzamiento cuatro veces menores que los actuales. Elecnor Deimos se encargará de la parte dinámica de vuelo, del sistema de control y del equipamiento en Tierra.
15 de marzo de 2013

Madrid, 15 de marzo de 2013.- Elecnor, a través de su área tecnológica Elecnor Deimos, es partner de la nueva compañía aeroespacial suiza Swiss Space Systems (S3), cuyo objetivo es desarrollar, construir, operar y certificar lanzaderas suborbitales dedicadas al lanzamiento de pequeños satélites. Gracias a un original sistema que tiene unos costes de lanzamiento cuatro veces menores que los actuales, se facilitará un mayor acceso al espacio. Se prevé que los primeros lanzamientos de prueba se lleven a cabo a finales de 2017.

La inauguración oficial de S3 fue el pasado 13 de marzo, en la localidad suiza de Payerne. El acto contó con la presencia de autoridades nacionales e internacionales y de prestigiosas instituciones como la ESA, el Instituto Von Karman, la Universidad de Stanford y partners como Elecnor Deimos, Dassault Aviation, Sonaca y Meggitt.

Un lanzamiento más sencillo, más seguro y  con un sistema más eficiente 

El nuevo modelo de lanzamiento de S3 utiliza un Airbus A300, un avión certificado para vuelos de gravedad cero capaz de transportar el transbordador hasta 10.000 m para lanzarlo desde esta altura. La combinación de la arquitectura interna, desarrollada por la empresa francesa Dassault para Hermes, junto con la arquitectura exterior, desarrollada por el belga Sonaca y Space Aplication Services, serán los responsables del transbordador y el lanzamiento.  

Este original modelo de lanzamiento requiere del desarrollo e integración de todos los sistemas de control. Para garantizar la eficiencia y reutilización de las infraestructuras del sistema, Elecnor Deimos se encargará de la parte dinámica de vuelo, del sistema de control y del equipamiento en Tierra, para lo que ha desarrollado soluciones software de puesta a punto y de apoyo al diseño e ingeniería de misión aplicando conceptos de guiado, navegación y control, mecánica de vuelo, control de actitud y órbita y algoritmos de navegación innovadores.

El transbordador-drone será el encargado de la siguiente fase de ascenso hasta 80 km de altitud, altura a la que se ponen los satélites en órbita. Una vez que esta operación se ha completado, el transbordador regresará a la tierra deslizándose hacia su aeropuerto, donde será atendido por los equipos de mantenimiento que se preparan para un nuevo lanzamiento.

El sistema desarrollado por S3 ofrece muchas ventajas de seguridad, ya que el lanzamiento puede interrumpirse en cualquier momento del proceso permitiéndole al transbordador volver a Tierra. Este equipo de lanzamiento de uso regular y un consumo de combustible muy inferior al actual, le permite a la empresa S3 ofrecer lanzamientos de satélites con un coste cuatro veces menor que los actuales precios de mercado. 

Una empresa suiza con fuertes alianzas mundiales  

Durante el acto de presentación de S3, el fundador y consejero delgado, Pascal Jaussi, recordó los grandes avances en la integración de la industria espacial europea: "Nuestros programas de lanzamiento se benefician de tecnologías desarrolladas y certificadas previamente por algunos de los principales actores en el sector aeroespacial, como la Agencia Espacial Europea (ESA), Elecnor Deimos, Dassault Aviation, el Instituto Von Karman y Sonaca". 

La aplicación de programas tecnológicos ya existentes, como Hermès y X-38, le permitirá a la empresa suiza una reducción de tiempo y costes en investigación, desarrollo y producción. 

Desarrollo y construcción del Puerto Espacial en Payerne

En la ciudad suiza de Payerne se está diseñando la construcción del puerto espacial, cuya inauguración está prevista para 2015. Asimismo, países como Malasia y Rusia han manifestado su interés en convertirse en base de futuros puertos espaciales. Actualmente, ya se han acordado 4 lanzamientos para el prestigioso Instituto Von Karman.